MENAS “La combinación perversa”

 

Los Menores Extranjeros No acompañados son una categoría aparte , una representación del fracaso de las políticas exteriores y patrias y del sistema en su más amplia acepción. Pero aparte de  esto no son contemplados como deberían , como lo que son niños/as y adolescentes sino como parte de un fenómeno peligroso y amenazante.

No es mi intención analizar en este post ese fenómeno , ya que sería un análisis más propio de otros escenarios por su complejidad y relevancia  , sino ofrecer una muestra de como y porqué las palabras y los conceptos no son neutros sino que más bien al contrario  encierran intenciones , en ocasiones perversas.

No nos damos cuenta del reverso de las palabras , o del poder de estas para generar ideas a la medida de cada uno, ideas que a su vez generan más palabras perversas. En cada término se esconde más que un concepto, se esconden intereses , ideologías , las más diversas motivaciones…. Por esta razón lo primero es desmigar las palabras para encontrarlos.

MENAS es una de esas combinaciones perversas de letras. Esta desafortunada combinación se ocupa de  marcar la diferencia, y lo hace desde la mayor de las redundancias para despejar cualquier duda al respecto.

MENOR es un término que encierra muchos significados pero al que no se puede  despojar  de su carácter comparativo- algo es menor que algo- , y cuando se utiliza relacionado con una determinada etapa de la vida – la infancia y adolescencia-  genera dudas sobre su aparente neutralidad. ¿ Acaso cuando hablamos de nuestros hijos , sobrinos , alumnos , o los niños/as de nuestro barrio  lo utilizamos? , no lo hacemos, hablamos de niños , niñas , jóvenes , chavales …..se utiliza fundamentalmente para referirse a determinados niños/as y jóvenes – menores tutelados , centros de menores , menores en acogida , menores en conflicto…en definitiva , niños /as  a los que añadimos una etiqueta para diferenciarlos del resto. Y nosotros los educadores/as sociales lo utilizamos sin ser conscientes de estas cuestiones, seguramente desde el convencimiento de que como  ser menor conlleva un grado añadido  de   vulnerabilidad  utilizarlo es, de alguna forma ,reconocerla.

Ser EXTRANJERO supone jerárquicamente algo más que ser inmigrante , pero es un ejemplo más de la  redundancia diferenciadora a la que me refiero.  “Ser algo” es pertenecer una categoría cerrada a la que no se puede dejar de pertenecer y existe el riesgo cierto de invisibilizar las diferentes  dimensiones de un individuo al categorizar alguna de ellas . Todos somos extranjeros en alguna parte y en algún momento y dejamos de serlo en otros , por ello no es una situación irreversible y no debe constituir una categoría .  En este caso se trata de dejar claro que no son nuestros niños/as , son los niños de “los otros” , no los sentimos cercanos , no tenemos obligación moral de atender esa vulnerabilidad que reconocemos en “los nuestros” ,  y mucho menos de hacerlo desde el afecto.

Pero además  estos niños/as y adolescentes realizan el duro proceso de migrar sin referentes adultos que les acompañen , dentro del mas absoluto y brutal de los desarraigos y cuando llegan a su  destino su horizonte no es más alentador  que el que decidieron- o decidieron por ellos- dejar atrás. Son los NO ACOMPAÑADOS y aquí comienza de nuevo la perversa relación de conceptos e ideas. Inevitablemente se piensa   sobre las circunstancias de esa soledad y se les  atribuyen  características y connotaciones que les hacen diferentes  también por esta razón ,convirtiéndose en los “hijos de nadie”, los no amados por nadie.

Y esta es la idea que se esconde detrás de la palabra , estos niños/as son diferentes al resto ,y en ese proceso de diferenciación se pierde la esencia de su condición de niño/a.

No son nuestros pero tampoco son de nadie, viven y se desarrollan en el limbo de los afectos y esa debería ser la principal razón de su diferencia real   , y no la construcción  artificial de  colectivo problematizado.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Publicado por

intereduso

Educadora Social interesada en la diversidad , la interculturalidad y los nuevos espacios de la profesión

One thought on “MENAS “La combinación perversa””

  1. Gracias por el artículo. He trabajado mucho tiempo con estos chicos y chicas y no puedo estar más de acuerdo. Los educadores y educadoras que atendemos a estas personas somos de alguna manera cómplices del maltrato institucional que estos niños, niñas y adolescentes reciben, porque somos conscientes del mismo, pero no hacemos nada para denunciarlo. Imagino que en parte es cosa de no perder los contratos con las administraciones públicas. Cuando los intereses de los chicos y chicas chocan con los de la administración siempre salen los mismos y las mismas perdiendo. Cada día me río más del “principio de interés superior del menor”.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s